Amae, clave de la educación japonesa

Una de las cosas más difíciles de estudiar japonés es la escritura. Existen más de 50.000 caracteres heredados de los chinos, que son los mismos que utilizan los japoneses y coreanos. La diferencia es que cada país tiene alfabetos complementarios. Siempre me pregunté cómo hacen los pequeños nipones para estudiar tanta cantidad de caracteres desde tan pequeños.

003
Imagen de pose.com.vn

El español sólo tiene 27 letras y 5 diáfragos. Los chicos japoneses a los 15 años ya saben más de 1.130 caracteres. Además, en el colegio estudian artes tradicionales como Shodo (caligrafía) y haiku (poesía). ¿Increíble no? Es por esto que Japón es una potencia mundial. Sin embargo, es uno de los países con más altos índices de suicidios por grandes niveles de estrés.

Después de la segunda guerra mundial, se estableció la Ley Básica de Educación que obliga a todos los niños entre 6 y 15 años recibir educación normal (futsū kyōiku). “Dicha ley no sólo dicta que esa educación es imprescindible para la subsistencia y prosperidad de Japón como país democrático, sino también que debe proporcionarles los conocimientos que necesitarán a medida que van creciendo, y que los ayudarán a desarrollarse como ciudadanos sanos de cuerpo y mente, y a formar por completo su personalidad”.

Japanese schoolchildren
Imagen de Theguardian.com

El Ministerio de Educación, Cultura, Deporte, Ciencia y Tecnología (MEXT) es el responsable de la administración educativa de Japón compuesta por: 6 años de educación primaria, 3 años de pre-bachillerato, 3 años de bachillerato y 4 años de universidad (opcional). El año escolar comienza siempre en Abril, cuando los sakura florecen.

La escuela primaria es obligatoria y gratuita para todos los ciudadanos. Las escuelas públicas no tienen exámenes de ingreso; además, los libros son donados por el colegio. La educación fue fundamental para la recuperación y crecimiento económico después de la Segunda Guerra Mundial. Por esta razón, la educación nipona está en las posiciones más altas dentro del ranking mundial. Además, casi el 94% de los estudiantes logran finalizan el colegio.

sweet_japan
Imagen de totorosan.wordpress.com

La educación nipona se diferencia en varios aspectos con respecto a la occidental.

  • Los chicos almuerzan dentro del mismo salón de clases para establecer relaciones con los compañeros y los profesores.
  • Los profesores jamás deben esperar a que los estudiantes se sienten para iniciar las clases. Además, siempre agradecen antes de comenzar las clases y después de terminarlas.
  • La mayoría de los estudiantes japoneses no pierden ningún grado durante el colegio.
  • Los mismos estudiantes deben limpiar todas las instalaciones del colegio (inclusive los baños). De esta forma, aprenden el valor de la limpieza.
  • La mayoría de colegios japoneses jamás utilizan sustitutos cuando el profesor no puede asistir. Los propios chicos deciden estudiar callados e independientemente ante la falta del profesor.
  • Siempre tienen clases complementarias todos los sábados para avanzar más en las lecciones.
  • Muy pocas veces los chicos faltan a clases y jamás llegan tarde.

Acá es donde entendemos la razón por la cual los japoneses son extremadamente aplicados. Desde pequeños les enseñan a valorar y aprender este tipo de cosas que no se ve en la cultura occidental. Sin embargo, los “colapsan” de tantas cosas, que les impide definir su propia personalidad. Al final, asumen los gustos que le fueron impuestos por la sociedad-colectiva.

Todos los estudiantes desde la primaria toman las clases extracurriculares, llamadas Juku, para prepararse para el “examen” que define su futuro. Los chicos lo denominan como el “examen del infierno”; porque depende del resultado final, pueden acceder a las mejores universidades y conseguir los mejores puestos laborales.

p10-bilingual-lead-a-20140203-870x627
Imagen de japantimes.co.jp

Desde tan pequeños tienen que sobrellevar el estrés. Ser una potencia mundial también tienen sus consecuencias. Entre los casos más conocidos dentro de la sociedad japonesa está el hikikomori (aislamiento social agudo), el karoshi (muerte por exceso de trabajo) o ijime (bullying o violencia). Estos problemas sociales japoneses merecen ser investigados en una futura nota.

¿Cómo manejan estos niveles de estrés los pequeños nipones? Encontré la palabra amae 甘え, del verbo amaeru, significa “desear ser amado”. Es la “necesidad de la sociedad japonesa de confiar y depender sumisamente de alguna persona“; y que comienzan aprender con su madre. Es la relación senpai-kōhai que mencioné en mi artículo de Yakuza.

sensei-senpai-kohai-copy
Imagen de bushidojo.wordpress.com

El éxito de la educación en los chicos está en desarrollar habilidades no-cognitivas como la persistencia, el autocontrol, la curiosidad, conciencia, paciencia y autoconfianza; valores que los japoneses aprenden dentro del colegio.

Según estudios, durante la infancia “el estrés ataca la corteza prefrontal, una parte del cerebro que es crítica para auto-regular actividades de todo tipo: emocional y cognitiva”.

El estrés durante la infancia puede afectar la habilidad de prestar atención, controlar el temperamento, seguir instrucciones; es decir, habilidades no-cognitivas que predicen el desempeño a futuro del niño.

Children attend a graduation ceremony at Ashinome kindergarten in Kessenuma
Imagen de reuters.com

Por esta razón, cuanto más cantidad de amae recibe de su madre, el niño puede equilibrar y negar el estrés de la preparación para el “examen del infierno”.

“Ganbare がんばれ”, perseverancia. Los japoneses utilizan esta palabra siempre para alentar frente a dificultades. Tratar más fuerte con más empeño para obtener los mejores puntajes de manera grupal y no individual, como en occidente.

ganbatte
Imagen de Iljapanese.blogspot.com

Amae es el reflejo del sentido de “colectividad” que muestran los japoneses. El sentimiento de respeto y aceptación del otro, simboliza el sentido de pertenencia hacia una sociedad. Los demás son más importante que “uno”. Es por esta razón, que Japón es un país que se reconstruye después de bombas atómicas o catástrofes naturales.

Sin embargo, la sociedad nipona ha comenzado a quebrarse desde hace varios años. Los niveles de estrés, la pérdida de respeto hacia senpai-kohai, violencia de los jóvenes, la adicción al trabajo, la soledad, la exigencia económica; entre otros aspectos, demuestran que algo está fallando dentro de los japoneses.

Hay que buscar un equilibro entre el desarrollo de capacidades cognitivas y no-cognitivas; sin necesidad de extra-exigir y demandar en exceso a los pequeños. La educación japonesa debe replantear su sistema para mejorar el futuro. Asimismo, la educación occidental debería tomar como referencia estos esquemas orientales para potenciar las capacidades de los chicos y crear nuevos profesionales más inteligentes.

5911355-1-1470373883-650-c64708766e-1470928479
Imagen de reuters.com
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s